Hoy día contamos con muchas estrategias por medio de las cuales podríamos promocionar nuestro negocio. Sin embargo, muchas veces ocurre que por mucho que lo intentemos, los clientes aun así deciden marcharse con la competencia.

Algunas veces las estrategias diseñadas de marketing se enfocan en captar nuevos clientes más que en fidelizar los que ya poseen. No obstante, debemos considerar que los clientes son la pieza fundamental de cualquier negocio.

Para calcular el valor de un cliente no sólo basta ver la cantidad de compras que este realiza, sino que también debemos considerar el tiempo por el cual logramos que ese cliente permanezca siendo leal a nuestra empresa. Hay clientes que se fidelizan incluso durante años.

Hemos escuchado frecuentemente que para un negocio tiene más rentabilidad el poder conservar la relación con un cliente que hacer nuevos clientes. Sin embargo, los objetivos para que la empresa crezcan muchas veces se concentran, tal como hemos mencionado, en la captación que en la fidelización.

A continuación, compartiremos contigo algunas estrategias para evitar que tus clientes se marchen con la competencia.

Cómo retener a los clientes

1-Observar el comportamiento del mercado: lo cual implica el descubrir hacia dónde deseamos enfocar nuestro negocio. También es importante analizar las tendencias más exitosas que existen para lograr retener a los clientes, así como estudiar la ubicación en la cual se encuentra el negocio, ya que esto también pudiese ser influyente.

2-Determinar qué esté fallando: posiblemente son varios factores los que han provocado la baja en la cantidad de clientes, y esto consiste en percatarnos qué cosas o estrategias han fallados, o han dejado de funcionar, para que los clientes se hayan marchado y trabajar en base a ello.

3-Estudiar la calidad: de los servicios o productos que nuestra empresa está ofreciendo, para poder estar más cerca de descubrir la baja de la clientela.  

4-Trabajar cuando el cliente decide marcharse: una vez que el cliente entre a la tienda, pero luego manifieste que no desee adquirir el producto, debemos tratar de conocer el porqué no lo desea, y si no es posible convencerle, aun así, debemos despedirle dejando una buena impresión.

5-Aplicar las técnicas pertinentes: a fin de evitar que estos se marchen como, por ejemplo, tratar de conocer quiénes son nuestros clientes, hacia quiénes deseamos dirigirnos, utilizar un discurso que sea capaz de convencerle para que se queden con nosotros, saber comunicarnos de la manera correcta, e incluso –de ser necesario- recurrir a estrategias persuasivas. Es importante que todo el equipo de trabajo se enfoque en hacer que el cliente se fidelice.

7-Marcar la diferencia: siempre que aportes algo distinto tus clientes tendrán una razón para visitar tu negocio. Este aporte, por supuesto, debe responder a una necesidad que no haya sido satisfecha, incluso por la competencia.

8-Toma riesgos: no tengas miedo de implementar ideas novedosas, esto también te ayudará a diferenciarte de la competencia y hacer que los clientes vayan por tus novedades.

9-Preocúpate por tus clientes: trata de generar empatía con ellos para conocer sus necesidades y poder determinar cómo cubrirlas. El cliente debe ser el principal centro de atención de tu negocio, pues ellos son la razón por la cual tu proyecto funciona. Estudia las técnicas necesarias para fidelizarlos e impedir que se marchen con la competencia.

10-Aprende a diversificar: no temas en ofrecer cada día nuevos productos y servicios, esto atraerá a diferentes públicos, incluyendo aquellos que no forman parte de tu target.

11-Exprésate de la manera correcta: puede que tus productos o tus servicios se caractericen por tener una buena calidad, sin embargo, será necesario que manejes el discurso necesario para hacer que estos se vendan. Enfócate en el tipo de promoción que haces a través de las redes sociales, por ejemplo, y exprésate de la manera correcta, tratando de cubrir las dudas o diciendo eso que el cliente busca en un producto y necesita escuchar.

Aplicando estos consejos tendrás más probabilidades de impedir que tus clientes se vayan con la competencia. Sin embargo, debes tener presente que en todo momento habrá competencia, y esto no es tan malo, quiere decir que estás en un sector que realmente vende y que tus objetivos deben estar dirigidos a conseguir y retener la mayor cantidad de clientes posibles.

Así que no tengas miedo ante la competencia, simplemente debes crear estrategias que sean frescas e innovadoras y que te permitan posicionarte como un líder en el sector. Recuerda poner en marcha tu creatividad, pues, este es otro elemento que te será muy útil.

Observa que hace la competencia, pero desarrolla mejores estrategias, al final ellos terminarán copiando lo que tú haces.

Toma en cuenta que antes de ofrecer los productos, debes conocerlos para conectar con el cliente y ofrecerle la solución que este necesite. Dile las palabras que el cliente desea escuchar. Escúchalo primero para determinar qué está buscando y trata de responder empleando sus mismas palabras.

Sobre todo, trata a tus clientes de manera humana y haz que tengan una excelente experiencia de compra, más que enfocarte en hacer rebajas y rebajas. Ofrece el valor real del producto, y con ello una grata experiencia que les haga desear volver a tu negocio.

Edith Gómez

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben